Sedación consciente

En el caso de muchos procedimientos que se realizan habitualmente con anestesia local, se puede optar por recurrir a una anestesia más profunda o sedación. Ésta se basa en el empleo de una vía endovenosa que suministra el fármaco sedante directamente al torrente sanguíneo, proporcionando al paciente una agradable sensación de relajación, somnolencia y analgesia (ausencia de dolor).

La sedación endovenosa induce al sueño (corta duración) y proporciona un despertar placentero, siendo la recuperación rápida y la deambulación inmediata.

Ofrece ventajas a aquellas personas especialmente nerviosas o inquietas que, sea cual sea el tratamiento que deban afrontar, padecen temor al dentista o presentan unas circunstancias o condiciones particulares que dificultan su relajación. Al no vivir el miedo que les produce el hecho de someterse al procedimiento odontológico, estos pacientes quedan positivamente predispuestos para futuros tratamientos.

Nuestro médico especialista en Anestesiología garantiza que el paciente no sienta ningún tipo de molestia, que experimente una sensación de confort, como si durmiera una siesta, y que no sufra el más mínimo dolor durante el tiempo de duración del proceso.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en este sitio web. Si continua navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies.CERRAR